Tipos de hemorroides. Externas e internas

Cuando hablamos de enfermedad hemorroidal, esta se puede clasificar en dos tipos principales;  hemorroides internas si se encuentran por arriba de la línea pectínea o dentada del conducto anal o hemorroides externas las que se encuentran distales o por abajo de la línea dentada.

En algunos casos a los pacientes se les detectan ambos tipos de hemorroides, se las suelen llamar como hemorroides mixtas.

Las hemorroides pueden tener varios grados y subtipos dependiendo de varios factores que pueden dar lugar a hemorroides prolapsadas, y hemorroides trombosadas o hemorroides sangrantes

 

Las hemorroides internas se caracterizan porque las venas se empieza a dilatar y prolapsar progresivamente al interior del ano como consecuencia del estiramiento de fibras musculares responsables de su fijación normal al esfínter del ano. Esta dilatación y prolapso, así como el adelgazamiento de la mucosa y de las paredes de los vasos hace que sean traumatizados por el paso de las heces a través del ano, pudiéndose producir diversos síntomas que varían desde sangramiento, picazón, sensación de ano húmedo, sensación de masa anal o dolor por la formación de coágulos en su interior (trombosis).

Las hemorroides internas se pueden clasificar en 4 tipos distintos dividos por grados:

Primer Grado: La dilatación y el prolapso se producen exclusivamente en el interior del ano.La hemorroide se localiza en el tejido submucoso sobre la línea dentada. Puede defecar sangre roja viva.
Segundo Grado: La dilatación y el prolapso se producen hasta la parte externa del ano y se introducen espontaneamente. Sobresalen al defecar pero se reintroducen espontáneamente, con el cese del esfuerzo.
Tercer Grado: La dilatación y el prolapso se producen hasta la parte externa del ano. Salen al defecar y el paciente debe reintroducirlas de forma manual.
Cuarto Grado: La dilatación y el prolapso se producen hasta la parte externa del ano y no se pueden introducir, permaneciendo siempre expuestas. Las hemorroides son irreductibles y están siempre prolapsadas.

Las hemorroides externas se caracteriza porque al estar el plexo hemorroidal externo fuera del ano, cubierto de piel poco elástica, éste puede ser traumatizado, produciéndose inflamación (edema) o formación de coágulos en su interior (trombosis). Esto usualmente produce una o varias masas muy dolorosas que pueden ser confundidas con hemorroides internas prolapsadas que preocupan al paciente por no poder introducirlas nuevamente al interior del ano.

 

Las hemorroides prolapsadas representan una etapa posterior en el desarrollo de las hemorroides internas. Cuando los hemorroides internas han llegado a ser demasiado voluminosas debido a la obstrucción de las venas, estas comienzan a sobresalir y en consecuencia a colgar del ano.

Las hemorroides sangrantes son también una forma o fase más grave de las hemorroides internas. Como su nombre lo indica, éstas se caracterizan por un sangrado profuso. Las hemorroides sangrantes pueden ser externas o internas. Las hemorroides sangrantes son en su mayoría causadas ​​por heces demasiado duras.

Finalmente, el último tipo se llaman hemorroides trombosadas. Este tipo de hemorroides son las hemorroides que tiene un coágulo de sangre en ellas, y son bastante dolorosas.