Hemorroides durante el embarazo

Las mujeres embarazadas son muy propensas a padecer hemorroides. Las hemorroides son más comunes si la mujer tiene estreñimiento

Se deben de tomar una serie de precauciones para evitar que se hagan sintomáticas, evitando el estreñimiento, el uso de papel higiénico y usando baños de asiento con agua tibia como principal metodo para aliviar las hemorroides.

Tambien hay que intentar evitar esfuerzos físicos y especialmente al final del embarazo tomar sesiones de reposo ocasional acostándote sobre el lado izquierdo para mejorar la congestión pélvica.

Si una mujer embarazada había tenido hemorroides antes de su embarazo, la probabilidad de que vuelvan durante su embarazo es muy alta. Las hemorroides pueden aparecer durante el segundo trimestre en la fase final del embarazo.

 

Durante el embarazo, el útero en crecimiento aumenta la presión sobre las venas en la parte inferior del cuerpo, lo cual puede producir hemorroides. Las hormonas del embarazo también hacen que las paredes de las venas se aflojen y es por eso que se hinchan con más facilidad.


Si se hace fuerza al mover el vientre con dificultad, queda más sangre atrapada en las venas hinchadas y las hemorroides causan gran dolor. Al hacer fuerza es posible que las hemorroides salgan del orificio anal. Junto con la presión que el bebé esta ejerciendo en la mujer, hay movimientos drásticos en los intestinos, o estreñimiento, que llevan a las hemorroides.

 

Es importante para una mujer embarazada escoger el tratamiento de hemorroides adecuado ya que un medicamento puede afectar negativamente al bebé. Un tratamiento natural sería lo ideal para que el bebé nazca sano y saludable.

 

Como aliviar las hemorroides durante el embarazo

Puede ayudar a evitar las hemorroides con simples cambios de hábitos para que no sufra estreñimiento:

 

Beba líquidos en abundancia.

  • Beba por lo menos de 8 a 10 vasos de agua por día.
  • También ayuda tomar uno o dos vasos de jugos de fruta, como el de ciruela.

Comer alimentos ricos en fibra.

  • Coma frutas y verduras crudas, cereales de salvado y otros alimentos ricos en fibra.
  • Si siente un aumento de gas, incorpore gradualmente la fibra en su dieta.
  • El salvado de trigo es un buen suplemento de fibra porque produce menos gas que otros alimentos con gran contenido de fibra.

Hacer ejercicio de forma diaria.

  • Con la aprobación de su profesional de la salud, el caminar y realizar otras actividades inocuas durante por lo menos 30 minutos por día ayuda al sistema digestivo a funcionar adecuadamente.
  • Asegúrese siempre de averiguar con el profesional de la salud qué ejercicios puede hacer y cuánto tiempo puede mantener el programa de ejercicios.

    No aumentar mucho de peso.

    • Aumente una cantidad adcuada de peso.
    • No se pase de los límites de aumento de peso que le indique el profesional de la salud.
    • El exceso de peso pone más presión sobre el abdomen y tendrá más probabilidades de que le salgan hemorroides.

    Evitar estar de pie o sentada durante períodos largos.

    • Si debe permanecer sentada durante mucho tiempo, levántese y camine unos minutos cada hora o poco más.
    • Cuando esté acostada, descanse sobre el lado izquierdo para aliviar la presión.

    Normalmente las hemorroides mejoran solas, pero puede seguir estos consejos para aliviar el dolor, hinchazón y picazón:

    • Hágase baños de asiento con agua caliente durante 10 a 20 minutos varias veces por día.  Las farmacias venden tinas pequeñas que se colocan sobre el asiento del excusado para darse baños de asiento.
    • Consulte con el profesional de la salud qué pomadas antihemorroidales de venta libre puede usar.
    • Elija papel higiénico blanco y no perfumado. Algunas mujeres prefieren limpiarse el ano con toallitas húmedas desechables, papel higiénico mojado o toallitas medicadas en lugar de papel higiénico.
    • Mantenga limpia el área del ano. No es necesario limpiar con jabón ya que puede agravar el problema. Procure secarse suavemente después del baño porque la humedad causa irritación.
    • Aplique compresas de hielo o frías durante 10 minutos hasta cuatro veces al día.
    • Si la hemorroide sale por el orificio anal, empújela suavemente hacia adentro.